Nuestras flores de cáñamo: el cannabis legal

Con el paso del tiempo, las propiedades médicas de la planta Cannabis Sativa se han ido tomando en consideración, dejándose de tratar como un tema controvertido. 

En cambio, no se puede decir lo mismo de las flores de cáñamo. Los nuevos avances traen consigo nuevas complicaciones, que podrían estar haciendo retroceder el progreso logrado hasta ahora. Otro problema que surge es que la calidad de la planta en el mercado se ve afectada por la prioridad de algunos empresarios de enriquecerse con su venta, por encima de ofrecer un producto confiable. 

A continuación, te enseñamos a distinguir los aspectos de esta planta para ayudarte a verificar su calidad, y te explicamos cómo el CBD puede llegar a cambiar la vida de millones de personas que lidian con afecciones a diario.  

¿Qué es el cáñamo?

Las flores de cáñamo son idénticas a las flores de marihuana. Sin embargo, para que esta se pueda clasificar como cáñamo, debe tener un porcentaje mínimo de THC. Esta cantidad puede variar según las jurisdicciones impuestas en los países donde se permite el cultivo de la planta de marihuana. 

El tetrahidrocannabinol (THC) es el componente psicoactivo de las flores de marihuana, y tanto el cáñamo como la marihuana son capaces de generarlo. Al carecer casi en su totalidad de este compuesto, existe la posibilidad de aprovechar las flores de cáñamo para nuevas aplicaciones. 

De hecho, gran parte de los productos que contienen CBD que están en venta en el mercado provienen de las flores de cáñamo.  

Diferencias entre el cáñamo y la marihuana

Ambos componentes tienen su origen en la planta del cannabis, aunque tienen diferencias que marcan el uso que se les da. La diferencia entre el cáñamo y la marihuana radica en el contenido de cannabinoides, los cuales se encuentran en proporciones totalmente distintas en cada una. 

La planta de la marihuana contiene THC en grandes cantidades, mientras que en las flores de cáñamo se encuentra en cantidades mínimas. En cambio, las flores de cáñamo contienen un alto porcentaje del cannabinoide llamado cannabidiol, o como comúnmente se lo conoce, CBD

Esta característica ofrece un sinfín de métodos y formas para su aprovechamiento, entre los cuales aparecen los beneficios que tiene para la salud de las personas. 

El CBD demuestra ser bastante útil como tratamiento para remediar determinadas enfermedades. De hecho, cada vez son más los estudios que demuestran claramente su viabilidad en el tratamiento contra estas dolencias. 

 

Características de las flores de cáñamo

Es muy común que lo encuentres en cientos de productos, y sus aplicaciones no están destinadas únicamente al sector médico; el mundo de la cosmética y la belleza también sacan provecho de las cualidades de las flores de cáñamo. 

¿Sabrías reconocer o diferenciar los productos elaborados con flores de cáñamo de calidad, de aquellas imitaciones que podrían causar efectos nulos en tu salud? A simple vista no es fácil, pero podemos mencionar tres características que podrían serte de gran ayuda en este complicado reto; el olor, los tricomas y la humedad de las flores de cáñamo. 

El olor

Una alta concentración de terpenos en las flores de cáñamo podría contribuir en la detección de los ejemplares de calidad deficiente, siendo este el compuesto orgánico responsable del olor generado por estas plantas. Lo ideal es sentir un olor muy fuerte, similar al de algunos cítricos, o incluso a chocolate.

En algunos casos, tu olfato podría oler algo parecido a la hierba, factor que indica que las flores de cáñamo no han sido correctamente procesadas. 

A pesar de que el tipo del olor podría cambiar según las variaciones de flores de cáñamo, un olor débil o sutil debería despertar ciertas alertas, anunciando una baja concentración de terpenos, y afectando directamente a la calidad del producto.

Presta atención a los tricomas de las flores de cáñamo

La intensidad del color verde característico de la planta es un buen indicativo de la calidad de las flores de cáñamo, aunque si todavía quieres acabar de asegurar su veracidad, entonces deberás mirar detenidamente a la textura de la planta.

Debes buscar una textura escarchada en las hojas de las flores de cáñamo, ya que esos serían los tricomas. Si la flor está recubierta por una capa de pelillos y una totalidad grisácea, entonces podrás ver que la planta ha atravesado un procesamiento adecuado, y para nada excesivo, almacenando en ella los componentes que le dan valor a las flores de cáñamo.

Humedad

Finalmente, un buen tacto es la mejor manera de confirmar si las flores de cáñamo que tienes en tus manos son de alta calidad. Para ello te puedes guiar por la humedad, que en todo caso debería representar la frescura de esta.

Un ejemplar demasiado húmedo podría perder sus propiedades, mientras que otro demasiado seco podría ser poco útil al momento de aprovecharlo. Las flores de cáñamo densas y bien formadas se pueden apreciar a simple vista, y su textura podría revelar de alguna manera la calidad del tratamiento que hayan recibido.

Dejar un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados